HomeRecursos de autocuidado ¿Qué quieres hacer con tus pensamientos?
¿Qué quieres hacer con tus pensamientos?

Lo mejor que puedes hacer por ti y por otros, es conocerte. Usa nuestros recursos de autocuidado para transformar tu día a día.

Banner Imagen
Compartir
FacebookTwitterLinkedinLink
COMMENT0
LIKE0
Perfil
Verónica Pérez
¿Qué quieres hacer con tus pensamientos?

¿Qué quieres hacer con tus pensamientos?

Si cada que nos imaginamos algo, eso algo se convirtiera en realidad, ¿te imaginas que sucedería?

El mundo mágico de nuestra mente

Damos demasiado valor a ese mágico mundo que esta en nuestra mente, unas veces nos muestra unicornios pintados de rosa y otras pantanos de tierra movediza, pero cualquiera de los dos panoramas puede volverse nuestra cárcel o libertad. Vivimos en nuestra mente como si fuera un panal de abejas al que debemos ahuyentar, peleamos por salvarnos de esos pinchazos que podríamos recibir si miramos el panal. Nuestros pensamientos son como ríos, fluyen todo el tiempo, la única manera de que estos puedan ser “detenidos” es si alteramos su caudal, y porque haríamos eso, acaso nos da tanto miedo recorrer nuestra propia mente y rescatar todo aquello bonito, lo que tiene valor espiritual, lo que te hace trascender, pero sobre todo aquellos a los que has decidido hacerte cargo. Somos nuestra propia piedra en el camino, la zancadilla que nos hace caer las veces que sean necesarias y no esta mal es la manera que la vida nos presenta para que hagamos altos en el camino cuando vamos muy acelerados, cuando no estamos viviendo, cuando decidimos correr y no caminar, cuando nos estamos perdiendo de nosotros mismos y es allí el momento perfecto que tienes para tu crecimiento. Te estarás preguntando qué tan fácil se escucha decirlo, ¿pero acaso algo de lo que pasa en la vida es lo suficientemente fácil? En lo absoluto. Todo es un proceso algunos los atravesamos con mayor facilidad, pero otros requieren de todo nuestro potencial y sabiduría. Así que no se trata de escoger el camino mas corto, o de ir con altas velocidades, por el contrario, es disfrutar el camino, sus rectas, sus curvas, alguna defectuosidad en el asfalto y también sus paisajes, el clima, la gente. Y entonces dejar de escoger quedarte siempre en el lugar más difícil, sin moverte lo que te va a impedir llegara a un lugar diferente, un momento nuevo y la posibilidad de iniciar ese viaje con otra dirección. Estamos dejándonos gobernar por aquello que esta fuera de nuestro control, elegimos todo el tiempo apegarnos a lo imposible, al dolor, a la angustia, al miedo sin darnos cuenta de que es lo que realmente esta pasando en este preciso momento, poder vivir el presente sin temor a la incertidumbre del futuro, pero tampoco con el miedo y dolor del pasado. Vámonos mas ligeros de equipaje esta vez, no seas tan duro contigo, perdónate, libérate y deja de una vez por todas que la felicidad, la paz, el amor y la esperanza brillen con toda intensidad ahora que es tu momento.

Perfil
Verónica Pérez